JARDINERÍA Y VIOLENCIA DOMÉSTICA DURANTE EL AISLAMIENTO.

Hace unos días, presenté una audición en línea para un comercial de violencia doméstica, el primero de esta naturaleza. Entre escribir, cultivar un huerto, comprar comestibles y pasear al perro, me encontré filmando este video de un hombre enviando un grito de ayuda por mensaje de video a sus amigos. Comunicando que estaba siendo golpeado por su compañera y no sabía qué hacer. Realmente trajo a casa una sensación de lo difícil que debe ser para algunos en este momento.

No todos están bendecidos con un gran huerto y vistas al agua durante estos tiempos.

En estos días me resulta más difícil ser negativo a pesar de la cantidad de miedo que emana en forma de una teoría de la conspiración u otra. Me inclino del lado del optimismo cada vez más. Sin embargo, el video me sorprendió y no por primera vez. La semana pasada durante nuestro primer Think Tank en línea (grupo de discusión de hombres), me encontré en una situación similar. Fui devuelto a la tierra por un par de experiencias de miembros del grupo en el lugar de trabajo. Ambos trabajan en la gestión de primera línea en el ámbito de la violencia doméstica y destacaron un sistema legal que lucha por proteger a los más vulnerables, principalmente mujeres y niños. También señalaron un aumento inevitable de los casos de violencia doméstica una vez que se levantan las restricciones.

Como mencioné en mi apertura, mi experiencia de aislamiento ha sido relativamente agradable. Pero la audición y la discusión grupal me llevaron de regreso. Me llevó de vuelta a mi juventud, creciendo en el suburbio de Kemblawarra en Wollongong. Parte páramo industrial, parte vivienda socioeconómica más baja, parte misión aborigen. Tres calles paralelas entre sí, cada nacionalidad representada. Una mezcla pura de Australia de la clase trabajadora de los años 70, mezclada con los custodios originales de la tierra, cuya urbanización bordeaba un basurero a menos de doscientos metros por el camino del bloque de pisos en el que vivía con mi hermana y mis padres.

Mis circunstancias en aquel entonces eran como son ahora, afortunadas. Recuerdo las visitas regulares de la policía a los mismos pisos y las mismas casas. El consumo excesivo de alcohol por parte de los padres cuyos hijos permanecieron fuera hasta altas horas de la noche hasta que fue seguro volver a casa. Los momentos en que llamaron a las ambulancias y el momento en que dos niños de no más de siete años, aproximadamente de mi edad, dormían en nuestra sala de estar antes de que la policía y los servicios comunitarios vinieran y se los llevaran. No es de extrañar que nos mudemos poco después.

No puedo hablar por la situación de todos. Supongo que la mayoría de nosotros hemos conocido a alguien que ha experimentado violencia doméstica. Es demasiado fácil olvidarlo cuando no te afecta directamente. Esperemos que con todos los millones que se están generando, se destinen más recursos para ayudar a las personas que más lo necesitan. En este caso, las víctimas de la violencia doméstica.

El contenido de esta publicación, específicamente un capítulo sobre la experiencia del escritor que creció en Kemblawarra, forma parte del próximo libro Un Día Diré La Verdad.